sábado, 6 de agosto de 2016

Las primas, de Aurora Venturini

1.
Está muy bueno. Muy muy muy bueno.

2.
Aurora Venturini fue noticia y muchos lo habrán leído, pero al mayoría de la gente no lee nada así que ni se deben haber enterado, brutos, ignorantes. El resumen es este: Nació en 1922, era de La Plata, escribió ya siendo joven, tuvo moderado reconocimiento, Borges le dio un premio menor, fue amiga de Evita, con la Fusiladora se exilia a París, donde se codea con Sartre, Ionesco, y otros. Traduce al Conde de Lautremont. Aquí es olvidada. A sus 85 años se presenta con un seudónimo (Beatriz Portinari, por la de Dante) a un premio literario y gana revelación con esta novela, Las primas. Vive hasta los 92, en 2015. En esos 7 años se reedita toda su obra, obtiene la fama que no había tenido, hacen su peli (Beatriz Portinari, un documental sobre Aurora Venturini). Pedazo de biografía. Hay más cameos de figurones. Por ejemplo, estuvo casada con el historiador peronista Fermín Chávez. 

3.
La novela es realmente desconcertante. Empieza en el grotesco más sórdido, en la voz de una chica que se autodenomina retardada, que habla de su hermana, más retardada aún, y de cómo se caga encima. Y desde ahí, esta protagonista que se llama Yuna y nunca se considera normal, va escalando, saliendo del pozo de la subnormalidad (gracias al arte), y en el proceso cuenta toda su vida, y la de toda su familia, su madre, su hermana, sus primas (en especial su prima enana prostituta). La novela va dejando el grotesco y entrando en otras lides. Es muy raro. Hasta la gramática va cambiando a lo largo del libro, que es bastante breve por cierto. Recomiendo realmente.

4.
Aurora Venturini dice en esta entrevista que Las primas es ella, porque "Nosotros no éramos normales. En casa todas mis hermanas eran retardadas... Y yo también". Le amo. Dejamos acá.