martes, 31 de mayo de 2016

Bésame de nuevo forastero, de Pedro Lemebel

1.
Releyendo mis reseñas anteriores de Lemebel descubro que Pedrito fue uno de mis primeros acercamientos a Chile. En esa reseña de 2009 digo que:
Tengo miedo torero es mi primer libro chileno si no contamos a Antonio Skarmeta y su obra de oximorónico título, que puede ser que lo haya leído para la escuela. Lo primero con lo que uno se encuentra es con un mar de a priori incomprensible lunfardo chileno.
(Soy increíble, me cito a mi mismo). De un tiempo a esta parte viajé a Chile dos veces, una durante un mes, de mochilero (y con Manuel Embalse hicimos una película de eso, La cámara sucia, vean el trailer y gusten de nosotros en Facebook) y la otra para filmar un documental sobre Álvaro Saieh y su diario de derechas La Tercera; escucho más que nada música chilena (Javiera Mena, Los Prisioneros, Alex Anwandter...) y leí mucho Bolaño, además de a Fuguet y a algunos chilenos más. Vi varias películas chilenas que me volaron la cabeza como La once, o El club de Pablo Larraín. En fin: Ya no me resulta incomprensible el habla chilena, wn. Me volví un completo chilenófilo.

2.
Aunque sigo sin entender mucho del mapa de Santiago, haber estado ahí me llevó a leer Bésame de nuevo forastero de otra manera. Por ejemplo, tengo una imagen clara de Lemebel cruzando el puente sobre el Mapocho una y otra vez para ver a los obreros laburando debajo en "El flaco Miguel", o de la Alameda al amanecer, cuando Pedro se encuentra por primera vez con el chico hip-hop en "Eres mío niña".  También hay un cuento situado en Buenos Aires ("Hotel Boquitas Pintadas"), en el que actúan (además de Pedrito, planta permanente de su narrativa) Lohana Berkins y Fernando Peña (que hace de villana), uno en la ciudad chilena de Calama, y otro ubicado en locaciones peruanas , un cuento mochilero.

3.
Bésame de nuevo forastero es un libro de cuentos, editado por Eloísa Cartonera. Asumo que es una selección, porque no encuentro el mismo título editado por las casas editoriales grandes que lo suelen editar (Seix Barral y Anagrama), ni figura en su obra en wikipedia. Lo que encuentro es un cuento o poema suyo con ese título, pero que no figura en esta selección curiosamente. Buscando un poco más encuentro una linda reseña de Carlos Gradin, no tengo nada que agregar, léanla y cállenme. (Mentí, quiero agregar dos cosas: que después de lo poco que me gustó Loco afán, recuperé mi amor por Lemebel con este libro, y que Carlos Gradin es el creador de esta genialidad que debe verse/leerese con el sonido ON: http://www.peronismo.net46.net/ ).