lunes, 22 de agosto de 2011

El fin de la infancia, de Arthur Charles Clarke

1. Hace años que quería leer este libro. Como muchos otros nerds, la primera vez que leí acerca de este libro fue en una revista Lazer en la que contaban que Hideaki Anno se habría inspirado en esta novela para crear Neon Genesis Evangelion, y quise leerla en busca de explicaciones. La tuvimos por un tiempo, mi papá se la compró a mi hermano, pero después se perdió y nunca la pude leer. Ahora la conseguí gracias a mis artes oscuras en la edición de Minotauro de los 70's y pude leerla finalmente. La conexión de la novela con Evangelion es mínima.

2. El fin de la infancia (Childhood's End) se publicó por primera vez en inglés en 1953 y tiene una reedición post-alunizaje en la que cambiaron una alusión a la Luna por otra a Marte. Está dividido en capítulos, y entre los capítulos pasan en ocasiones varias décadas y los protagonistas van muriendo y cambiando por otros.

3. Paso a contar la trama (sin arruinarles nada). Cerca del año 2000, gigantescas naves extraterrestres con forma de zeppelins entran en la atmósfera terrestre y se quedan ahí. Después de un tiempo, Karellen, representante de los alienígenas, entra en contacto con el Secretario General de las Naciones Unidas. Los invasores nunca se muestran: dicen que la humanidad no está todavía preparada para verlos. El principio de la novela gira entonces en torno al misterio por el aspecto de los superseñores (Overlords en inglés, mucho más copado que su traducción y nada que ver con los del Starcraft). A la vez, los superseñores instauran de prepo un Estado de Bienestar sin guerras en el que poco a poco la humanidad entera se relaja. Ya no hay casi trabajo para hacer. Surge una resistencia contra la intromisión extraterrestre: son los que consideran que al eliminar los peligros de la vida, les están quitando su libertad (¿Herbert Marcuse habrá leído El fin de la infancia antes de escribir El hombre unidimensional, libro de filosofía/ciencias políticas en el que postula básicamente eso mismo? Para mí que sí). Más adelante el misterio del aspecto se termina: el de los motivos secretos de Karellen y los suyos se intensifica. La última parte del libro (las aventuras del negro Jan Rodrick) está muuuuy buena pero no se las puedo contar. A menos que...

4. Hagamos esto: el que quiera que le siga contando y así saber en qué se parece El fin de la infancia y Neon Genesis Evangelion y no le importa arruinarse toda sorpresa de la novela, hace clic en seguir leyendo. El que no, hasta acá llegamos. Besito.



5. Ya les advertí. Ahí vamos: Los superseñores se ven igual que los demonios en la iconografía cristiana tradicional: con cola, cuernos, alas, piel de mosutro, etcétera. Después de que se muestran se mezclan con la humankind, porque quieren investigar algo sobre ellos. Jan Rodrick es un muchacho afroamericano (la novela fue escrita y publicada en plena lucha por los derechos civiles) que gracias a una capacidad psíquica más desarrollada descubre de dónde vienen los superseñores y hace un plan para meterse de polizón en una nave de los susodichos y conocer su planeta. Por esas cosas de la relatividad viaja en un tiempo diferente que el de la Tierra así que durante su viaje en el espacio mueren todos sus conocidos. Mientras tanto, su hermana tiene hijos y sus hijos tienen poderes psíquicos zarpados así re de miedo re El resplandor y los superseñores se interesan por ellos. Jan Rodrick conoce el mundo de los superseñores y, en sueños, otros mundos (en la mejor parte de la novela, ahora no me acuerdo si es este personaje el de los sueños o es otro, no importa: muy buena parte, qué imaginación Arturo Carlos, algunas cosas muy Lovecraft) y cuando vuelve a la Tierra los hombres se extinguieron, solo quedan los niños que ya no crecen y ya no tienen individualidad: se han convertido en una mente colectiva gracias a los procesos de la evolución. La tarea de los superseñores era supervisar ese proceso por el cual la humanidad pasa a formar parte de un ente universal del que ellos mismos están excluidos (alla Moisés, que no puede entrar en la Tierra Prometida): la supermente, AKA Overmind. Es esta Overmind la que les asignó la tarea, y el motivo por el que los superseñores investigaban a la humanidad era descubrir por qué otros pueden "evolucionar" y ellos no. Al final del libro, en un capítulo que te pone la piel de gallina, Jan Rodrick es por accidente el último humano sobre la tierra, y reporta por radio a Karellen (que vive cientos de años y es el nexo entre los personajes humanos de la novela) lo que ve cuando los niños terminan de dar el salto evolutivo y ascienden en una columna de fuego al espacio, destruyendo en su despegue el Sistema Solar entero.

6. Para terminar, la comparación con Evangelion: primero y principal, se repiten las ideas de evolución trascendental de la humanidad, centrales en la trama del animé y las pelis. En algunos foros dicen que en realidad es The End of Evangelion (la peli) la que está basada en Childhood's End y puede ser. Por otro lado, el hecho de que acá los invasores buenos tengan forma de diablos, y allá los invasores malos se llamen ángeles no puede ser soslayado si de comparar se trata. Creo que eso es todo. Alcanza y sobra, ¿no? Claro que Evangelion en realidad se trata de la gente depresiva y El fin de la infancia se trata de todo lo que les acabo de contar. Fin de la reseña.